Plantación de Piña en “Las Palmas”

¿Ha tenido alguna vez un jardín o un huerto? ¿Ha cosechado tomates, pepinos, maíz, tal vez, incluso el calabacín? Se pueden obtener verduras frescas y una mejor nutrición a la vez que gasta menos dinero en la frutería. En nuestros hogares de niños se usan los jardines y huertos para los mismos propósitos. Varios de nuestros proyectos han sido capaces de utilizar sus tierras para compensar sus gastos. Nuestro Hogar de “Las Palmas” en la República Dominicana ha comenzado recientemente el cultivo de piña en su granja para el consumo propio y para la venta al público. Hace unas semanas recibimos un informe sobre los progresos de nuestro proyecto de la plantación de piña de Mario Lora, el encargado de negocios en el Hogar de Las Palmas. Mario nos dijo que la primera cosecha de piñas de su plantación inicial de 22.000 plantas ha sido excelente. De hecho, el número de piñas cosechadas era tan grande que tenían dificultades para venderlas todas. El excedente de la cosecha se le dio a los hogares para su uso y como dice Mario: “Nuestros niños comieron piña en abundancia, más de lo que podía contar.” La segunda cosecha ha dado muy buenos resultados también. Los compradores han comentado que las piñas de “Las Palmas” son inigualables en calidad y de tamaño superior. Actualmente, la plantación de Las Palmas de piña se encuentra en su tercer ciclo de la plantación con un total de 25.000 plantas. Este ciclo de siembra escalonada asegura que habrá piñas disponibles durante todo el año. Este número de plantas también ofrece al Hogar de “Las Palmas” la posibilidad de reciclar la cosecha en las nuevas plantaciones eliminando así el costo de comprar plantas nuevas para cada ciclo de replantación. Lo que se necesita ahora son recursos para ampliar la plantación como dicta la demanda. En este momento, somos los únicos en nuestra área que cultivamos la piña. Esto significa que no existe un mercado al que podamos vender las plantas que no podamos volver a reutilizar en una nueva plantación. Para replantar se requiere arar, pero en lugar de arar encima de estas plantas nos gustaría ser capaces de usarlas para ampliar la plantación, o bien vender plantas a otros agricultores en el futuro. Agradecemos profundamente su colaboración, grande o pequeña, para la ampliación de esta pequeña empresa de piña, lo que no sólo beneficiará a los niños de Las Palmas, a través del ahorro en los gastos, sino que también proporcionaría los recursos para que podamos desde ICC alcanzar a más niños necesitados. Además de esto que os contamos aquí sobre este proyecto, ICC España recientemente ha hecho un envío para la compra de neumáticos y la reparación del tractor que se utiliza en estas labores tanto de arado, como de transporte de la producción de piña, contribución que no habría sido posible sin vuestra colaboración y apoyo. Gracias de nuevo por todo lo que hacéis por “los niños”. Aquí una muestra de la producción de piña